EL CONSEJO FEDERAL DE LA HIDROVÍA COMENZÓ A EVALUAR MEJORAS PARA REDUCIR COSTOS LOGÍSTICOS

El Gobierno nacional puso en marcha hoy el Consejo Federal Hidrovía (CFH), con el objetivo de desarrollar la vía troncal Paraná-Paraguay, beneficiar el comercio y brindar soluciones que permitan la reducción de los costos logísticos. El encuentro, encabezado por el ministro de Transporte, Mario Meoni, coincide también con la finalización de la concesión que durante los últimos 25 años estuvo en manos de un consorcio integrado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa S.A.

El Consejo, creado en diciembre último por el Gobierno nacional para la coordinación política y estratégica de la administración de la vía navegable de los ríos Paraná y Paraguay, se reunió hoy por primera vez en la sede de la Gobernación de Santa Fe en la ciudad de Rosario. En él participaron, de manera presencial y remota, los gobernadores de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes y Entre Ríos, funcionarios de los ministerios del Interior, Defensa y Desarrollo Productivo, y de más de 50 entidades públicas y privadas relacionadas con el área. Meoni enfatizó que «la hidrovía funciona, pero queremos que funcione todo el sistema naval»; mientras que el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, reclamó que «junto a esta discusión siga la del canal Magdalena (del Río de la Plata).

 

 

A su turno, el mandatario chaqueño, Jorge Capitanich, consideró que «como gobernador del interior esto es una reivindicación histórica».

El ministro Meoni recordó que «el Presidente (Alberto Fernández) nos ha pedido que la Hidrovía Paraguay-Paraná fuera realmente una hidrovía federal» y señaló que «la concesión actual cumplió sus cometidos, pero es un ciclo que termina y tenemos que pensar sobre lo que se ha construido y debemos sostener, y lo que debemos modificar o rectificar». «No vamos a hacer un modelo de hidrovía basado solamente en beneficio de unos. La hidrovía se desarrolló hasta Santa Fe, pero necesitamos llegar al río Paraguay y a la ciudad de Posadas», abundó Meoni.

«Esta autopista del río Paraná debe estar preparada para recibir a las grandes embarcaciones, que cada día son más importantes y van a impactar muy fuertemente en los costos logísticos», agregó. Meoni aludió luego al propósito de garantizar la navegación por el río Paraná y sostuvo: «estamos evaluando qué tipo de obra y traza vamos a hacer».

Además de avanzar con el dragado del canal Magdalena, continuó, también se configurará un organismo de control. «Ya hemos enviado el texto a la Secretaría Legal y Técnica de Presidencia, y a partir de ahora mismo entrará en vigencia, integrado por el Estado nacional y las provincias», completó Meoni.

Por su lado, Kicillof, remarcó que «el 80% de nuestra mercadería circula por ahí, con 6.000 barcos». Tras recordar que la actual concesión vence el próximo 30 de abril, Kicillof evaluó: «estamos a las puertas de una situación que abre el camino de un desarrollo de una marina mercante, de pabellón o bandera nacional, de la vuelta de las radas locales».

«Además de los objetivos de promoción tenemos que ponernos muy firmes en el control de la cantidad de buques de carga y los problemas de contrabando», subrayó el gobernador bonaerense, tras lo cual agregó: «estamos cansados de que se hable de estas cuestiones, de ilícitos y de que el Estado no tiene herramientas».

A su turno, Capitanich, opinó que «los precios son muy desventajosos para los productores y los consumidores del interior porque el intermediario se queda con una gran parte del valor en la cadena. Hay que corregir esas asimetrías con una política federal», consideró. Otro de los mandatarios que participaron del encuentro, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, demandó «previsibilidad para que nuestros puertos puedan estar integrados al canal troncal, que hoy no tenemos y que debe hacer el Gobierno central.

En tanto, el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, resaltó el enfoque ambiental y el esquema de financiamiento que puede garantizar nuevos ecosistemas con áreas protegidas. Desde el Ministerio de Transporte pusieron de relieve que «la Hidrovía Paraguay-Paraná constituye la opción de transporte más relevante de nuestra producción agrícola, tanto de graneles sólidos como líquidos, a lo largo de 3.442 kilómetros desde Puerto Cáceres, en Brasil, hasta Nueva Palmira, Uruguay».

Por ella se transportan más de 100 millones de toneladas de carga, mercadería transportada en contenedores (puerto de Buenos Aires y Terminal Dock Sud); la carga de la industria automotriz (puerto de Zárate); y de la industria metalúrgica y siderúrgica.

La Hidrovía permite además el traslado de la gran mayoría del transporte de pasajeros en la modalidad de cruceros; y constituye una de las vías centrales de transporte de gas natural, petróleo crudo y productos refinados, de importancia vital para el abastecimiento energético del nuestro país, concluyó la cartera.

Deja un comentario