EEUU COMENZARÁ A APLICAR ESTE LUNES LA VACUNA DE UNA SOLA DOSIS DE JOHNSON & JOHNSON CONTRA EL COVID-19

Un panel de asesores federales votó unánimemente el domingo para recomendar la tercera vacuna contra el coronavirus del país para las personas mayores de 18 años, abriendo el camino para que la vacuna de una sola dosis y más fácil de usar de Johnson & Johnson se administre a partir de esta semana.
Reunidos en sesión de urgencia, los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades respaldaron firmemente la eficacia de la vacuna para proteger completamente contra la hospitalización y la muerte. La vacuna de Johnson & Johnson es la primera autorizada en Estados Unidos que no necesita mantenerse congelada ni ir seguida de una segunda inyección.
La autorización de una tercera vacuna llega en un momento crítico de la pandemia: después de semanas de disminución constante de nuevos casos en Estados Unidos, la tendencia a la baja se ha estancado, “un cambio muy preocupante en la trayectoria”, dijo el viernes la directora de los CDC, Rochelle Walensky. A los expertos les preocupa que las autoridades estatales y locales estén relajando las restricciones con demasiada rapidez, y que la gente esté bajando la guardia a pesar de que están aumentando las variantes del virus más contagiosas y posiblemente mortales. Hace casi un año, las autoridades anunciaron lo que se cree que es la primera muerte por coronavirus en Estados Unidos. Desde entonces, se han producido más de 500.000 muertes por covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en Estados Unidos.
“Los casos y las muertes por covid están disminuyendo”, afirmó Beth Bell, experta en salud mundial de la Universidad de Washington que dirige el grupo de trabajo del panel sobre la vacuna contra el coronavirus. “Pero la pandemia está muy lejos de terminar y tenemos muchos retos por delante. La necesidad de más vacunas seguras y eficaces sigue siendo urgente y vital para acabar con la pandemia.”
La acción del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización se produce después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos autorizara el sábado la vacuna para uso de emergencia para personas mayores de 18 años. Se espera que Walensky apruebe la acción del panel poco después de la votación, convirtiéndola en una recomendación oficial de los CDC a los proveedores de salud.
Se espera que las dosis comiencen a enviarse a partir del lunes a los lugares que ya reciben dosis de las vacunas autorizadas fabricadas por Pfizer-BioNTech y Moderna. Entre esos lugares se encuentran los departamentos de salud estatales, las farmacias, los centros de salud calificados por el gobierno federal y los centros de vacunación comunitarios.
El suministro inicial de Johnson & Johnson será limitado: se espera que se envíen casi 4 millones de dosis esta semana, y se calcula que 20 millones de dosis para finales de marzo, según han dicho los funcionarios. Pero los funcionarios estatales ya saben qué esperar porque el número de dosis previstas para las tres vacunas se incluyó en la información que recibieron la semana pasada.
La vacuna de Johnson & Johnson tuvo una eficacia del 85% en la protección contra los casos graves de la enfermedad en los últimos ensayos, y no hubo muertes ni hospitalizaciones un mes después de que los participantes recibieran la vacuna. La vacuna fue ligeramente menos eficaz en la prevención de la enfermedad moderada (72% de eficacia en Estados Unidos), donde sólo recientemente se han empezado a detectar variantes más transmisibles. A algunos expertos les preocupa que el público se fije en ese dato y deje de recibir la vacuna de Johnson & Johnson en favor de otras vacunas que se sometieron a ensayos en una fase anterior de la pandemia, cuando esas variantes no eran un factor.
“Si bien hay diferencias en la eficacia de las tres vacunas para la enfermedad moderada, cuanto más grave es el resultado, más similar es la eficacia”, dijo Saad Omer, director del Instituto de Salud Global de Yale, que no es miembro del panel. “En otras palabras, ahora tenemos tres vacunas muy eficaces disponibles en EE.UU., especialmente contra resultados graves como la hospitalización y la muerte. Esta vacuna de una sola dosis, que puede almacenarse a temperaturas de frigorífico, es probable que mejore la capacidad de los departamentos de salud y los sistemas sanitarios para llevar a cabo una vacunación masiva. El paso que limita la tasa sigue siendo la disponibilidad de las dosis”.
Los miembros y los defensores de la inmunización expresaron su preocupación por el hecho de que la información sobre la eficacia de la vacuna resulte confusa para el público y dificulte aún más la vacunación en las comunidades de difícil acceso. “Necesitamos un lenguaje realmente sencillo y una educación pública clara sobre la diferencia entre la eficacia de los ensayos clínicos y la efectividad en el mundo real”, dijo Karen Ernst, que dirige Voices for Vaccines, un grupo de defensa de los padres, durante el periodo de comentarios públicos.
Los miembros del panel dijeron que hacer eso dejaría a la gente sin protección y retrasaría el fin de la pandemia.
Los funcionarios subrayaron que las vacunas se probaron en diferentes momentos, contra diferentes variantes circulantes y en entornos con diferentes niveles de transmisión.
Fuente: Infobae

Deja un comentario