CRIMEN DE FERNANDO BÁEZ SOSA: LA JUSTICIA SOBRESEYÓ A ALEJO MILANESI, EL ÚNICO RUGBIER QUE IBA A IR A JUICIO EN LIBERTAD

La Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Dolores definió este miércoles sobreseer a Alejo Milanesi (19), uno de los rugbiers acusados por el asesinato de Fernando Báez Sosa, ocurrido a la salida de un boliche en Villa Gesell, a principios de 2020.
Así lo determinaron los jueces Fernando Sotelo, Susana Miriam Darling Yaltone y Luis Felipe Defelitto, tras una votación que terminó con dos votos a favor del sobreseimiento y uno en contra.
El 10 de febrero del 2020, Milanesi había quedado en libertad junto a Juan Pedro Guarino (19).
En ese momento, Fernando Burlando, abogado de la familia Báez Sosa, había solicitado que igualmente se lo llevara a juicio junto a los imputados, algo que fue aceptado por el juez de Garantías David Mancinelli.
Finalmente, este miércoles, la Cámara de Dolores revocó la decisión del juez y lo sobreseyó definitivamente, dado que la fiscal que investiga la causa había considerado que no hay pruebas en contra ni de Milanesi ni de Guarino, quien ya había sido sobreseído.
Según trascendió en la causa, Milanesi no fue reconocido en ninguna ronda de testigos ni hubo elementos que lo involucraran en el crimen, más allá de su presencia en Gesell con el resto del grupo.
Los otros ocho rugbiers que sí están detenidos serán juzgados por «homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas».
Además, los jueces confirmaron que los acusados del crimen continuarán en prisión a la espera del juicio, tras rechazar una serie de nulidades que habían sido planteadas por la defensa.
Ellos son Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), quienes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero, en La Plata.
Fernando, de 18 años, fue atacado a golpes la madrugada del 18 de enero de 2020 a la salida del boliche «Le Brique», en avenida 3, pleno centro de Villa Gesell, adonde había ido a bailar con unos amigos.
Horas después de la muerte del joven estudiante de Derecho, que vivía en la Ciudad de Buenos Aires y había viajado a la costa a pasar unos días de vacaciones, la Policía detuvo a 10 rugbiers de Zárate que habían alquilado una casa a pocas cuadras de la escena del crimen.
Dos de ellos, Milanesi y Guarino, finalmente fueron liberados.
Fuente: Clarín

Deja un comentario