«LLORABA DEL DOLOR»: UNA JOVEN SE QUEMÓ EL 90% DE SU CUERPO EN UNA CAMA SOLAR

La joven estuvo al borde de la internación.

Paula Ferro aprovechó una promoción 2×1 de una estética para realizarse un bronceado en cama solar, pero el resultado no fue un color tostado en su piel, sino que se terminó quemando el 90% de su cuerpo y estuvo al borde de la internación.

La joven decidió tomar las dos sesiones seguidas en el local porteño de Villa Pueyrredón. «Me dijo que iba a quedar un poco colorada, entré a la cama, pasó la media hora y salí como si nada hubiera pasado. A las 2 ó 3 horas empiezo a verme super colorada, mucho dolor de cabeza, frío, sentía que tenía mucha fiebre, me bajó la presión, casi me desmayo varias veces. Fue terrible, no podía caminar, no me podía acostar», aseguró Ferro en diálogo con C5N.

Tras lograr descansar, se levantó al otro día en peor estado. «Me moría del dolor, lloraba, no soportaba y prefería morirme», expresó. Por lo que decidió ir a la guardia. «Ahí me dijeron que vaya al hospital del quemado, fui hasta allá y me dijeron que era una quemadura bastante fuerte pero que era superficial».

«Me dieron una crema y ahora se me está pelando todo el cuerpo», contó.

Los médicos le inyectaron suero, ya que estaba deshidratada. También le aplicaron cremas y le administraron analgésicos intravenosos para aliviar su malestar. Luego de unas horas pudo irse a su casa, con control obligatorio para los dos días siguientes.

Paula debe seguir con los cuidados: “Tengo que tomar agua a toda hora, darme baños de inmersión y ponerme crema todo lo que pueda y así hidratar la piel por todos lados.”, explicó.

Tras pasar esta experiencia traumática, compartió su experiencia en sus redes sociales con la intención de que sirva a personas que piensan ir a camas solares, o realizarse más de una sesión en poco tiempo. “Si van, vayan a un lugar que SEPAN”, publicó, junto a una foto de su piel.

Deja un comentario