ARGENTINA PIDIÓ DETENER A UN ACUSADO DEL ATENTADO A LA AMIA, PERO SE CONFUNDIERON DE PERSONA

Enviar mensajes, videos, reclamos al 3644688080 – 3644405972.

Un hecho insólito fue protagonizado por la embajada argentina en el país de Irán, es que desde la entidad alertaron a Buenos Aires que uno de los iraníes acusados de participar en el atentado de la AMIA en 1994 y que tiene un pedido de captura internacional, había viajado a Moscú junto al presidente Ibrahim Raisi.

Pero esto no fue así, ya que la embajada se refería a Mohsen Rezai, quien se desempeña como vicepresidente de Asuntos Económicos en aquel país, y estuvo en Nicaragua entre los días 9 y 13 de enero para acompañar la nueva asunción del presidente Daniel Ortega.

El alerta de la embajada nacional en Teherán, capital de Irán, activó un pedido de detención de Rezai por parte de la Interpol Argentina a Interpol Rusia, que también tuvo participación de la Justicia argentina luego del aviso emitido por Cancillería. Allí también se involucró a la Unidad Fiscal de la AMIA.

Pero lo que realmente ocurrió fue que el hombre de apellido Rezai que busca Argentina fue confundido con otra persona, más precisamente con el jefe del grupo parlamentario ruso iraní, Ebrahim Rezai, quien se desempeñó como vocero de la visita oficial que Raisi hizo a Vladimir Putin durante esta semana.

Además, en las fotos del viaje tampoco se vio a Ebrahim Rezai en Rusia, sino que estaba en Teherán comentando los hechos acontecidos en la visita.

Mariela Labozzetta, fiscal que suplanta al titular Sebastián Basso en la UFI AMIA, realizó el pedido de la siguiente manera: «Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en mi carácter de Fiscal interinamente a cargo de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado a la sede de la AMIA, en la causa nro. 8566 cuya investigación se encuentra delegada en esta Unidad, a fin de hacerle saber que se ha tomado conocimiento que MOHSEN REZAI, quien registra captura nacional e internacional en la causa en la que me dirijo (dispuesta por el Sr. Juez Canicoba Corral el 9 de noviembre de 2006), se encuentra en el día de la fecha y hasta el día de mañana en la ciudad de Moscú, Federación de Rusa».

A su vez, desde Interpol Rusia respondieron: «Amablemente se informa que la persona mencionada es desconocida para nuestros registros policiales centralizados. En caso que recibamos información adicional, serán puestos en conocimiento”.

El error de la embajada nacional en Teherán, a cargo de Mario Jorge Jordan es la segunda en tan sólo algunos días. Y esta velocidad en reportar el viaje de Mohsen a Rusia cuando no estaba allí, fue lo opuesto a lo que ocurrió con el viaje que esta persona hizo a Nicaragua. Ya que no se registró un aviso de la institución comunicando que el buscado estaría en la reasunción de Daniel Ortega.

De la misma manera, tampoco hubo aviso del embajador en aquel país, el chaqueño Daniel Capitanich, quien dijo que no sabía que el funcionario estaría con él en el mismo lugar y en la misma fiesta. Sin embargo, Rosario Murillo, copresidente y esposa de Ortega, había hecho público las delegaciones que estarían invitadas al evento.

Así, los errores diplomáticos son graves cuando se tiene en consideración que también hubo fallas de los servicios de Inteligencia, que son los encargados de informar cuando detienen a una persona o de chequear la identidad de prófugos en pedidos de captura. Ocurrió con la visita de Rezai a Nicaragua y también pidieron la captura de Rezai a La Habana en Cuba cuando el iraní mantuvo una reunión con el presidente cubano en Managua.

Sobre la UFI AMIA, su papel sería «investigar para aclarar las circunstancias del atentado terrorista. E identificar las personas que pudieron participar y tener responsabilidad penal en el hecho». Por su parte, la captura de sospechosos que fueron identificados es potestad del Poder Ejecutivo.

En el país, son las fuerzas de seguridad las que tienen la responsabilidad de buscarlos y detenerlos, ya en el exterior, la ley argentina no rige. Así, son las cancillerías y los servicios de Inteligencia los que deben asumir el tema.

A su vez, como en Irán existe un régimen que gobierna el país desde 1979, esto complica la búsqueda y detención ya que existe una negativa para colaborar con las autoridades de nuestro país.

La existencia de la UFI AMIA desde Alberto Nisman ejerció presión a Interpol para activar estas capturas internacionales y se espera así una actitud más activa.

Deja un comentario