EN UN PARTIDO CON DOS PENALES ERRADOS, BOCA Y ROSARIO CENTRAL EMPATARON SIN GOLES

Enviar mensajes, videos, reclamos al 3644404921 – 3644405972.

Comunícate a la radio al 3644688080.

Boca Juniors y Rosario Central igualaron 0-0 en La Bombonera por la fecha 14 del torneo de la Liga Profesional. En una noche especial, porque Carlos Tevez pisó el campo de juego del club donde se convirtió en ídolo por primera vez tras su retiro de la actividad profesional (antes del cotejo, hubo un reconocimiento al Apache), ambos equipos ofrecieron un espectáculo deslucido. Y los arqueros fueron protagonistas, dado que tanto Agustín Rossi como Gaspar Servio atajaron un penal cada uno.

El partido se inició a toda máquina: Boca asumió la iniciativa, pero se encontró con un rival que bloqueó a Varela y puso a Martínez y Malcorra a espaldas de los laterales, para jugarles en largo. Y así lo incomodó al Xeneize. Incluso tuvo una oportunidad clarísima para abrir el score: tras la sanción de penal por mano de Advíncula a instancias del VAR, Rossi otra vez se erigió como figura tapándole el remate a Gaspar Servio. “Rossi es de Boca, de Boca no se va”, atronaron las tribunas.

El desarrollo no se modificó: prevaleció el plan táctico de Tevez y su cuerpo técnico. No obstante, de a poco, el dueño de casa consiguió lastimar. Primero, tras una salida en falso de Servio. Luego, desde la mejor jugada elaborada del equipo, que Romero culminó con un intento por encima del travesaño.

Hasta que en tiempo de descuento Villa peleó un balón por izquierda, superó a Martínez y a Cortez y, cuando pisó el área, el ex Gimnasia de Mendoza lo derrumbó sobre la línea del área. Penal claro, más allá de la larga observación en las cámaras del VAR. Pol Fernández ejecutó a su derecha y Servio alcanzó a desviar.

El segundo tiempo se hizo ordinario. Boca no supo elaborar juego y el Canalla cayó en imprecisiones. Recién a los 18 minutos, una acción individual de Villa y el posterior remate que dio en el palo sacudieron la monotonía. La visita buscó oxigenar la propuesta con Infantino y Marinelli. El anfitrión, con Langoni y Ramírez.

Pero nada cambió. Las emociones solo brotaron por arrestos de inspiración, como el tiro de Facundo Buonanotte que sacó Rossi o el intento desviado de Marinelli. El Xeneize solo asustó con algún centro. Tras la sanción de dos encuentros que se le impuso a Darío Benedetto y al peruano Carlos Zambrano por la pelea que ambos protagonizaron camino a los vestuarios en el entretiempo del clásico frente a Racing, a Boca le volvieron a faltar variantes, sociedades. Fue una constelación de nombres propios sin contenido ni continente.

Fuente: Infobae.

Deja un comentario